Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 31 de agosto de 2013


ACTIVIDAD 1.
El pensamiento sistémico, enfoque desde la ingeniería industrial.

El pensamiento sistémico es una forma de abordar el conocimiento el cual se vale de la sistémica para conocer el funcionamiento de colectividades, es decir encontrar los hilos que unen y el funcionamiento de fenómenos que no comprendemos (el autor define esto como magia pero por un afán técnico lo define como la sistémica). En contrapartida a esta manera integradora de conocer, encontramos el saber científico el cual aborda el conocimiento de una manera diferenciadora pues se centra solo en elementos más que en colectividades, buscando reducirlos a identidades para así identificar sus propiedades intrínsecas e clasificarlos. Si bien son dos maneras opuestas de abordar el conocer, las une el carácter complementario que tiene cada una en los límites de la otra, es decir, que donde la ciencia no posee las herramientas para explicar algo, la sistémica si, y de igual forma sucede con los límites de la sistémica.

La sistémica se compone de tres elementos los cuales son:

La cibernética. Se entiende como el estudio de la causalidad, es decir de como una meta causa unos efectos en el presente para su consecución en el futuro. No se trata de establecer un efecto absoluto que llevará a esa meta sino de un efecto que interacciona de manera circular con su entorno, es decir que es consciente de que se encuentra en un entorno dinámico y que por ende no tiene un método absoluto para llegar a su meta. Desde la ingeniería industrial, el ingeniero asume el rol de capitán y su meta se vuelve la de encallar su nave productiva en la isla de la eficiencia por lo que debe pues estar siempre interactuando con un entorno dinámico para adaptar su plan de ruta y estar continuamente comparando su ubicación con su meta para así evaluar si su plan de ruta lo está llevando a su meta o si debe pues cambiarla para lograrla. 

El constructivismo. Parte del hecho de que la experiencia es la causa y la realidad la consecuencia, es decir que se trata de construir la realidad a través de la experiencia y particularmente de construir un comportamiento a través de los objetos. Aterrizando este elemento al enfoque que se le intenta dar, se intenta que el ingeniero industrial rompa sus esquemas mentales sesgados, se desarticule de un sistema de referencia y más bien imponga su sistema de referencia el cual le permita estar en múltiples lugares y ver la realidad desde diferentes percepciones (tanto la de sus superiores como la de sus inferiores e iguales) y construir su propia realidad, es decir cambiar los símbolos de cada comportamiento. Como se describía en el video el ingeniero industrial debe pasar de una visión clásica en la que se busca entender los objetos y sus relaciones a una visión relativista en la cual la percepción depende del lugar desde el que se percibe y por último a una visión cuántica en la que se es capaz de construir su propia percepción. El constructivismo le permite al ingeniero bajar al piso de la planta y construir allí una nueva realidad que elimina su estereotipo de la planta como lugar sucio y peligroso y la sustituye como un centro de aprendizaje y continua evaluación donde el ingeniero construye y se construye.

La hermenéutica. Relacionada con el lenguaje se trata de establecer una comunicación apropiada que trascienda de ser el lenguaje de nuestra realidad a ser un lenguaje universal en todo el entorno que afecto, combino, modifico e interactúo para lograr mi meta. Desde la ingeniería industrial se trata de la capacidad del ingeniero de adquirir un lenguaje directo, concreto y simple que logre condensar todo el conocimiento que posee para que sea entendido por todas las partes de su entorno desde los menos estudiados hasta los más eruditos.

 
Estos tres elementos se condensan para formar el pensamiento complejo el cual se entiende como un pensamiento relacional que se centra en la búsqueda de relaciones entre las partes por lo que su objetivo no es comprender totalidades sino ver como se entrelazan todas estas totalidades y cuál es su interacción, es en últimas un conocimiento de forma más que de fondo. Para conseguir este pensamiento relacional debe sustituir el término de cadena productiva (pensamiento lineal) por la de clúster y desarrollar un pensamiento vertical que le permita moverse entre cada plataforma y un pensamiento horizontal que le permita moverse a lo largo de su cadena productiva integrada.

Mi propuesta sobre cómo debe el ingeniero industrial desarrollar el pensamiento complejo es la de integrar su proceso educativo hacia un ámbito aplicativo que trascienda de experiencias interactivas en el campus (no me refiero a sustituirlas sino más bien complementarlas). Este ámbito aplicativo permite que el ingeniero desarrolle cada uno de los componentes del pensamiento complejo pues le permite estar evaluando continuamente su ubicación en relación con su meta (desarrollar su habilidad de cibernauta), desarrollar un lenguaje apropiado y entendible que transmita las ideas y propuestas del cibernauta (desarrollar su habilidad hermenéutica) y lograr que el ingeniero en todo su proceso educativo contraste lo que aprende con lo que aplica para que a partir de esta brecha entre la teoría y la práctica, el ingeniero establezca el punto medio en el cual podrá cimentar su realidad (desarrollar su habilidad constructivista). 

 

domingo, 4 de agosto de 2013

ACTIVIDAD 1 (6 DE AGOSTO DEL 2013).


El ingeniero industrial es el garante del funcionamiento del aparato productivo de una organización (sea en una fábrica de teléfonos o en un call center), es quien debe articular, combinar y guiar (manejar una gran nave) para sacar el mejor provecho de cada recurso utilizado y, más importante, satisfacer las necesidades de un cliente (que se entiende como el propósito de guiar esta gran nave productiva). Para llegar a este propósito debe reconocer que cada componente de su nave se encuentra relacionado (es un sistema) y el como líder y capitán de su nave debe conocer y poder actuar en cada parte de su nave para acortar distancias y evitar obstáculos en el cumplimiento del propósito; además de ser consciente de la posibilidad de construir su realidad (el decide hacer de su nave un crucero de lujo o un pesquero lleno de peleas) reconociendo la importancia y utilidad de cada parte de su nave así como lograr el reconocimiento de estos permitiendo así fortalecer los vínculos de interdependencia y colaboración. Para lograr el reconocimiento de su nave debe el ingeniero lograr una comunicación en doble vía efectiva, clara, apropiada y a prueba de errores con su tripulación (poder transmitir su conocimiento a las mentes más y menos ilustres así como descifrar lo que quieren transmitirle)  y aprovechar su capacidad omnipresente para interactuar con las diferentes partes de su nave de una manera muy real y humana (y no fíngida en la que solo se saluda a los empleados sin siquiera saber sus nombres o funciones). Ante estas grandes obligaciones y capacidades que tiene el ingeniero industrial debe pues ser consciente de que es una pieza fundamental en este gran engranaje y que por esto su presencia e interacción con cada engranaje no es algo extra sino una obligación pues el funcionamiento y coordinación del engranaje depende del principal que da el empujón inicial y el ritmo de movimiento; que una nave llegue a su destino (propósito) depende de un capitán presente navegando una nave que conoce de pies a cabeza. Pues cómo es posible mejorar algo que no se conoce, cómo sacar el mejor esfuerzo de cada parte si estas no reconocen una autoridad o cómo funciona un sistema ante la ausencia de una de sus partes.